Logo de Cucutanuestra
CONTACTO:

Correo:
cucutanuestra@gmail.com
Celular: (57) 312 580 3874
Cucutanuestra.com
El Portal Web con todo sobre nuestra querida ciudad de Cúcuta.

EL DEPORTE CUCUTEÑO DESDE 1900 HASTA EL 2000.

Por Alfredo Díaz Calderón.

CAPITULO XI
1981-1990: EL FÚTBOL PROFESIONAL TOCÓ FONDO. EL INFANTIL AFICIONADO SACÓ LA CARA. "LOTERÍA DE CÚCUTA", GRANDE EN SURAMÉRICA. "ESPARDILLO", LA TRAGEDIA.

 

EL CÚCUTA DEPORTIVO

1981. El torneo profesional siguió jugándose con catorce equipos como en los últimos 15 campeonatos, desde 1966, y la directiva armó este año un equipo con la finalidad de ocupar uno de los 10 primeros lugares al final de la temporada.

Mantuvieron la misma nómina del año anterior, exceptuando a Ricardo Viera, Miguel Ángel Pupo, y Fuad Asis Chamie, y trajeron de regreso a Hugo Horacio Lóndero, que ya en ese momento no sólo aportaba goles, sino experiencia, técnica, y liderazgo. También contrataron a Rubén Flota, a James Moreno, y a "El Gringo" Antonio Palacios.

Está nómina cumplió excelente temporada y levantó el ánimo de la afición cucuteña que volvió a llenar el estadio General Santander en los partidos ante Nacional, Júnior, Millonarios y América.

Ese año Nacional fue el campeón conquistando su tercera estrella; Cúcuta fue noveno, y Sergio Santín fue el máximo goleador del equipo con doce anotaciones. Está nómina fue liquidada en diciembre.

159

1982. El torneo profesional colombiano es dominado a partir de ese año por el América de Cali, que con un gran respaldo económico, arma tremendo equipo bajo la dirección del doctor Gabriel Ochoa Uribe y consigue ser campeón cinco veces consecutivas (1982-1986), mientras el Cúcuta Deportivo es doceavo este año y colero en los años 1983 y 1984.

1985. En medio de esta crisis, la afición cucuteña revive esperanzas cuando el 26 enero se elige la nueva directiva del Cúcuta Deportivo, y las personas que asumen el reto de salvar la institución negra y roja son: Manuel Antonio Ruan, Jaime Cárdenas, Jaime Buenahora Febres, Ricardo Álvarez, Juan José Pita; Juan José Vargas y Rubén Darío Galvis. Como revisor fiscal se eligió al contador público Ismael Becerra.

Este grupo de dirigentes trabajó incansablemente y mantuvo la mística y la capacidad competitiva del equipo, hasta el punto de descuidar algunos de ellos sus actividades personales y hasta su salud, como en el caso de Ricardo Álvarez, que padecía grave afección renal y asistía cumplidamente a las reuniones directivas, a los partidos y a todos los compromisos inherentes con la institución. Sin embargo, a pesar de todo este esfuerzo, el equipo volvió a ser colero, como en los dos años anteriores.

1986. La directiva no se desanimó y contrató cinco jugadores extranjeros y cinco colombianos, ingresaron el argentino Daniel Aragón; los uruguayos Fernando Baptista, Sergio Silveira, Carlos Arias, y Luis Sarubi; y los colombianos Jaír Abonía, Allan Valderrama, Carlos Meza, Nelson Díaz y Diego Asprilla. Al final se mejoró, ocupamos el puesto doce entre catorce equipos participantes. América logró su sexta estrella.

1987. Volvimos a ocupar la doceava casilla. Ese año se destacaron: el arquero argentino Miguel Angel Wirzt; los uruguayos Sánder Machado, Néstor Saavedra y Marcos Guzmán Leiva; los peruanos César Cueto ("El Poeta de la Zurda") y Guillermo La Rosa; y los

160

criollos Danilo Robledo, Óscar Duque, Carlos Calero y Juan Bautista Sanclemente. Millonarios fue campeón por décima quinta ocasión.

1988. Bajo la dirección técnica de Jaime Silva, el Cúcuta Deportivo entró al octogonal final por primera vez en diez años y ocupó la octava posición en el torneo. Sus mejores figuras ese año fueron: el arquero Carlos Tursi, el volante Amado Silva, y los delanteros Felipe Nery Franco y Albeiro "Palomo" Uzurriaga. Millonarios fue nuevamente campeón por décima sexta vez, pero el fútbol profesional se volvía peligroso.

1989. El 42° campeonato profesional, que ese año se venía jugando bajo un ambiente enrarecido, fue declarado desierto por decisión del presidente de la Dimayor, Álex Gorayeb, a raíz del asesinato del árbitro bolivarense Álvaro Ortega Madero, sucedido en Medellín el miércoles 15 de noviembre de 1989.

El árbitro FIFA Jesús Díaz Palacios, testigo presencial del crimen, en carta dirigida el 20 de noviembre de 1989 a la FIFA y a la Fedefutbol renunció en forma irrevocable a su profesión arbitral. Díaz Palacio había denunciado un año antes el peligro que se venía, advirtiendo el 2 de noviembre de 1988, cuando fue secuestrado el árbitro antioqueño Armando Pérez, que el fútbol comenzaba a tocar fondo.

En realidad, el fútbol colombiano venía siendo cuestionado internacionalmente desde mucho antes, en la década del 50, por la piratería implantada por la Dimayor; en 1964, por la desafiliación de la Dimayor y la creación ilegal de la Fedebol; y en la década del 80, por las amenazas a los árbitros colombianos, lo cual obligó a contratar árbitros extranjeros para dirigir las finales de los torneos profesionales, y que culminó con la salida intempestiva, de regreso a su país, de los dos árbitros españoles Pérez y Fandos.

En 1982 la FIFA despojó a Colombia de su derecho a ser sede del Mundial-86, y otorgó ese derecho a México. La decisión de declarar

161

desierto el 42° Campeonato Profesional Colombiano fue el reconocimiento oficial de que nuestro fútbol había tocado fondo. El Cúcuta Deportivo se salvó de ser colero, pues en ese momento se habían jugado treinta y ocho fechas y era último en puntos y en goles, ya que sólo tenía veintitres anotaciones a su favor.

1990. En medio de muchas tensiones se desarrollo el 43° Campeonato Profesional. América fue el campeón y logró su séptima estrella. Cúcuta Deportivo fue penúltimo, ocupó el puesto catorce entre quince equipos participantes. Lo positivo para el equipo fue el haber presentado en su alineación a Faustino Asprilla, un jovencito valluno con muchas condiciones para ser más adelante uno de los mejores futbolistas colombianos, a pesar de que su estilo no gustaba a los narradores y comentaristas deportivos cucuteños.

FÚTBOL AFICIONADO

La noticia más impactante de esta década fue la tragedia aérea del Espardillo. El jueves 17 de marzo de 1988 el avión HK 1716 de Avianca, con 141 ocupantes a bordo entre tripulantes y pasajeros, despegó del aeropuerto Camilo Daza a la 1:16 de la tarde, rumbo a Cartagena. Algunos de los pasajeros eran turistas que viajaban a La Heroica en busca de "playa, brisa y mar". Otros viajaban a hacer negocios. La mayoría eran deportistas que participarían en los juegos interdistritos de Ecopetrol, que se iniciarían al día siguiente en la ciudad de Cartagena en diferentes deportes. Los deportistas que viajaban en el HK 1716 representaban las delegaciones del Distrito Norte Tibú y la del Distrito Cúcuta, y dentro de ellos la mayoría eran futbolistas.

Estos dos equipos contaban cada uno con su propio entrenador. El primero era dirigido por Carlos Zunino, y el segundo por Eloy Ronquillo. Zunino, nacido en Uruguay, había llegado a Cúcuta en febrero de 1950 con el primer grupo de futbolistas uruguayos que integraron nuestro equipo profesional. Ronquillo, nacido en Ecuador,

162

se radicó en Cúcuta desde octubre de 1941, después de jugar en Millonarios.

Los dos se casaron en Cúcuta con damas cucuteñas y crearon sus familias en nuestra ciudad. En ese momento pensaban en las competencias que al día siguiente se iniciaban en Cartagena, y estaban optimistas sobre el desempeño que tendrían sus equipos en ese torneo interdistritos.

A la 1:20 de la tarde, cuando el HK 1716 volaba entre los municipios de El Zulia y Sardinata, se estrelló contra el cerro "Espardillo" y murieron en forma instantánea todos los 141 ocupantes del avión. Los datos precisos de las víctimas de esta tragedia son: 7 tripulantes, 73 pasajeros viajeros en funciones turísticas o comerciales, y 61 deportistas.

Como homenaje a todos ellos, reseño a tres deportistas muy representativos de Cúcuta. Los dos primeros, ya nombrados y nacidos en países suramericanos, muy queridos. Y el tercero, un basquetbolista: César Gutiérrez Rivera, Excelente jugador en los campeonatos intercolegiados y universitarios, departamentales y nacionales. (40)

En su etapa estudiantil, a pesar de su juventud, fue monitor de baloncesto en Coldeportes Norte. Se graduó de ingeniero hidráulico con las mejores calificaciones, formó su hogar en nuestra ciudad con una prestante dama cucuteña, y dictaba cátedra como profesor en la Universidad Francisco de Paula Santander.

La recuperación de los cuerpos fue muy penosa, por lo difícil y escabroso del sitio donde se produjo el siniestro. El estadio General Santander se utilizó, desde el viernes 18, para que los helicópteros depositaran su carga fúnebre y allí mismo se procediera al

(40) Otra de las víctimas del siniestro fue el ingeniero civil CÉSAR CONTRERAS, también profesor de la UFPS. (El resaltado de los nombres lo hace el Director.)

163

reconocimiento oficial de los cuerpos de las víctimas. Las autoridades acordonaron "el escenario" y únicamente permitían la entrada a los familiares con el fin de evitar el desorden.

Por primera vez en su historia el estadio General Santander, en menos de 16 horas, cambió radicalmente su aspecto y cumplió dos funciones totalmente diferentes. El jueves 17 de marzo de 1988, a las 3:30 p.m., se inició, ante más de diez mil aficionados, el clásico del oriente colombiano que terminó empatado, Cúcuta Deportivo, 0; Bucaramanga, 0. Los equipos alinearon así: Cúcuta con Tursi, Blanco, González, Murillo y Churio; Robledo, Castell y Saavedra; Sanclemente, Nery Franco y Uzurriaga. Bucaramanga con Granados, García, Sarmiento, Piazalonga y García; Rifourcat, Lozano y Uribe; Holguín, Sossa e Ibargüen. A pesar de la falta de gol, el partido fue intenso y emocionante. Se presentaron pleitos en la tribuna y, al terminar el juego, algunos aficionados insultaron al árbitro, y otros a los jugadores adversarios. Pero a medida que salían del estadio, los aficionados cucuteños se enteraban de la tragedia aérea del "Espardillo", y entre llantos y gritos de rabia, pena y dolor empezaban a comprender su verdadera magnitud.

A las 6:00 p.m. de ese 17 de marzo, terminaba la fiesta deportiva en el General Santander y los hinchas salían para sus casas con sus gorras, camisas y cojines negrirrojos. Al día siguiente, 18 de marzo, desde las 8:00 a.m., las puertas del estadio se congestionaban de personas deseosas de entrar para ver a las víctimas del siniestro, que empezaban a ser traídas en helicópteros hasta el centro del escenario deportivo. La mayoría de las personas vestía de negro, porque ya sabían que no había sobrevivientes.

Pero el fútbol aficionado también vivió sus momentos de gloria en esta década. El fútbol creció en calidad y en cantidad, no sólo en Cúcuta, sino en los demás municipios de nuestro departamento, y los campeonatos departamentales fueron más parejos. En Cúcuta se crearon, a partir de 1983, más escuelas de fútbol, siguiendo el ejemplo dictado por el "pichi" Julio César Hernández en la década anterior.

164

Germán "burrito" González creó la "escuela Coldeportes de minifútbol" y la dejó en manos de Néstor Rey Meléndez, porque, en asocio de Rolando Serrano, creó la escuelita "los grandes del norte" en 1986. En 1988 creó la escuela "Club Tennis", y posteriormente la del SENA.

Pero la escuela líder en calidad y cantidad fue la de "quinta oriental", dirigida por Elkin Uribe. Esta escuela estableció relaciones con entidades similares de Colombia y de Venezuela, y empezó los intercambios deportivos con equipitos de niños en categorías 8 y 9 años, 10 y 11 años, 12 y 13 años, para jugar fuera de Cúcuta, tanto en Colombia como en Venezuela.

El auge que tomó el fútbol en los niños fue enorme, y se crearon escuelas de fundamentación en Villa del Rosario, Los Patios, El Zulia, Chinácota, Pamplona, Ocaña, y en los demás municipios. A todas estas, el presidente de la liga era Jorge Maldonado Vargas, quién apoyó desde un principio la creación de estas escuelitas y les programó gran cantidad de festivales de minifútbol. También apoyó la creación de un grupo especial de árbitros juveniles para dirigir, con reglas y criterio apropiados, estos torneítos infantiles.

Al terminar el año 1990, un grupo de niños cucuteños de las diferentes escuelas había jugado en Argentina, dirigidos por los técnicos de la liga, en dos categorías, bajo la presidencia de Jorge Maldonado. De ese viaje, financiado por los padres de esos niños, quedaron grandes experiencias que se concretarían más adelante si pudieran cumplirse estas dos ideas como son: a) llevar más equipitos infantiles, no sólo al sur, sino también al norte; y b) realizar en Cúcuta un torneíto infantil suramericano de fútbol.

1985. Se realizaron los XII Juegos Nacionales, en Villavicencio, del 19 de enero al 3 de febrero, con 2.600 deportistas inscritos que compitieron en 13 deportes. El gran ausente fue el departamento del Valle. La gran novedad corrió a cargo del presidente de la República, Belisario Betancourt, que presidió la ceremonia de

165

inauguración vestido de manera informal, con guayabera y pantalón blanco y un sombrero alón color marrón. Como si fuera un auténtico llanero. Norte de Santander inscribió 48 deportistas en seis deportes. En ajedrez, a Adrián Omaña Leal. En tejo, a Henry Carreño, Yenner Jácome, Efraín Carreño, Julio César Sarmiento y Luís Alberto Rico; el delegado y director técnico fue Reinaldo Mantilla Roa. En natación, a Javier Blanco y Sergio Azuad, con Julián Penilla de entrenador. En microfútbol, a William Andrade, Diego Arroyo, Javier Bastidas, Juan Carlos Carvajal, Reinaldo Flórez, Jorge Eliécer Gaitán Amaya, Armando Muñoz, Luis Eduardo Peña, Luis E. Pérez y Gílmar Santa Fe, con Juan José Solano de entrenador. En ciclismo, a Giovanni Lozano, Calixto Peña, Eugenio Puerto, Jorge Chía, Carlos Julio Silva y Miguel Angel González, con Ernesto "loco" Bermúdez de entrenador. En baloncesto-damas, a Ruth Avendaño, Doris Sánchez, Fabiana Leal, Frezzia Díaz, Flor María Ayala, Paula Estévez, Patricia Medina, Victoria Castañeda, Sandra Franco, Deysi Rodríguez, Alexandra Díaz y Claudia Bohórquez, y el director técnico fue Álvaro "tito" Ordóñez, con la asistencia de Edgar Iván Campos.

En baloncesto-hombres, a Calixto Ángulo, Édder Durán, Diego Uribe, Iván Matamoros, Juan Carlos Ordóñez, Freddy Carvajal, Raúl Zambrano, Rafael Arámbula, Jorge Berbesí, Freddy Acevedo, Ciro Marlon Mejía y Andrés Eugenio García, con Alfredo Díaz Calderón como entrenador, con la asistencia de Edgar Iván Campos. El nadador Javier Blanco Zulbarán fue la mejor figura de Norte de Santander en estos juegos, ganó 4 medallas, una de plata, en 400 metros combinado; una de bronce, en 200 metros libres; una de bronce, en 400 metros libres; y una de bronce, en 1.500 metros libres.

Otro deportista norteño que descolló en estos XII juegos fue el ajedrecista infantil Adrián Omaña, quien a pesar de tener en esa fecha menos de 5 años de la edad máxima permitida para competir, terminó su actuación con tres victorias, un empate y tres

166

derrotas, lo cual le permitió clasificar al torneo selectivo para asistir al Campeonato Mundial Infantil de Ajedrez en Tel Aviv (Israel).

Quedó demostrado en estos juegos que la preparación y la técnica del deportista deben acompañarse con la facilidad, la comodidad y el bienestar, en su desplazamiento y en su concentración. Antioquia ganó ampliamente en casi todas las competencias, porque sus deportistas contaron con las máximas comodidades y atenciones para ganar, todos ellos viajaron en avión y fueron concentrados en un sitio contratado expresamente para tal fin, con servicio exclusivo de alimentación y de transporte durante todo el desarrollo de los juegos.

En el caso específico de nuestra delegación rojinegra también se demostró. Los únicos que viajaron por vía aérea fueron los nadadores y el ajedrecista. Los ciclistas, baloncestistas, tejistas y microfutbolistas viajaron de Cúcuta a Villavicencio vía terrestre durante más de 30 horas en incomodas busetas, para llegar a competir el mismo día de su llegada. No se les podía exigir más de lo que lograron. La peor situación fue afrontada por el equipo de microfútbol. Todos sus integrantes debieron sufragar sus gastos de viaje y de permanencia en Villavicencio, porque, al incumplir con los exámenes médicos y las pruebas de aptitud física, les fue negado el auxilio económico por la dirección regional de Coldeportes.

El 2 de diciembre de 1986 se posesionó como nuevo director regional de Coldeportes el doctor Álvaro Ordóñez Mantilla en la ciudad de Bogotá ante el director nacional, Óscar Azuero Ruiz. Álvaro Ordóñez sustituyó en el cargo a Enrique Lara Hernández, quien desde los inicios de la década se encontraba al frente de esta regional. La designación de "Tito" Ordóñez fue bien recibida por toda la ciudadanía cucuteña, por tratarse de uno de los mejores baloncestitas que ha tenido el deporte cucuteño en los últimos tiempos, y por su ejemplar comportamiento, tanto en lo deportivo, como en lo personal.

167

BALONCESTO

En la mañana del 6 de mayo de 1981 el equipo "Lotería de Cúcuta" fue despedido entusiastamente por aficionados cucuteños en el aeropuerto Camilo Daza. El equipo "Motilón" viajaba a Asunción (Paraguay), en su condición de campeón colombiano, a representar a nuestro país en el XVI Campeonato Suramericano de Clubes Campeones de Baloncesto. Ese mismo día llegaron a Lima en horas de la noche y allí jugaron tres partidos ante los mejores equipos del Perú, el 7 de mayo derrotaron a Vulcano, 84 a 57; el 8 de mayo a KDT Nacional, 93 a 86; y el 9 de mayo a Alianza Lima, 100 a 90.

El 10 de mayo viajaron a Santiago de Chile y ganaron dos partidos; el 12 de mayo, ante Universidad de Chile; y el 13 de mayo, ante Universidad Católica. El 14 de mayo viajaron a Asunción, vía Buenos Aires, y el 16 iniciaron su actuación en el XVI Campeonato junto a otros 9 equipos Suramericanos representativos de Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay, Venezuela, Chile y Perú. Lotería de Cúcuta eliminó a Guaikeries (Venezuela) y jugó el cuadrangular final, cumpliendo la mejor actuación del baloncesto colombiano en todo su historial.

Las posiciones finales fueron, primero, Ferrocarril Oeste (Argentina); segundo, Francana (Brasil); tercero, Tennis Club (Brasil); cuarto, Lotería de Cúcuta-Avianca; y quinto, Guaikeries (Venezuela).

El equipo recibió los trofeos, del mayor encestador, para Sam Sheppard; y de el juego limpio, como el equipo más disciplinado y correcto. También ganó el derecho a participar en el Mundial de Clubes, que debía jugarse ese mismo año en Sao Paulo (Brasil). La delegación que tan dignamente nos representó fue recibida eufóricamente en el aeropuerto, y estos fueron sus integrantes: Sam Sheppard, Eric Evans, Álvaro Álvarez, Francisco Rodríguez, Randy Sthefens, Hugo Hernández, José Rodríguez, Freddy More- no, Carlos Llanes, y Álvaro Ordóñez. Rodrigo "perico" Fuentes fue

168

el entrenador, y Carlos "fosforito" Castro fue su asistente. Como tesorero viajó Jorge Llanes; como secretario, Simón Granados; y como presidente, Álvaro Hernández.

Después de haber cumplido esta formidable campaña, el club Lotería de Cúcuta entró en crisis por falta de recursos económicos, y no pudo cumplir el compromiso suscrito de participar en el Mundial de Clubes, por lo cual fue sancionado por la Comzona y la FIBA con una multa grande y marginado de toda participación internacional. Sin embargo, participó en el torneo "copa Sprite" de ese año y se clasificó a la fase final, pero se quedó sin los gringos, Sam Sheppard, Eric Evans y Anthony Young abandonaron el equipo, y Lotería de Cúcuta terminó jugando sus dos últimos partidos con puros jugadores criollos.

El partido final del torneo, entre Lotería de Cúcuta y Caribú, se jugó en el coliseo Toto Hernández y fue ganado fácilmente por el equipo antioqueño, dirigido por Octavio Betancur, que contó con toda su nómina titular, nueve criollos y tres extranjeros.

Caribú era el nuevo campeón colombiano de baloncesto y representaría a Colombia en el Suramericano 1982 de Clubes, y los cucuteños, que desde la década anterior vivían el orgullo de ser los campeones del basket colombiano, sentían la tristeza inmensa por lo que vislumbraban gracias a la desaparición de su amado club Lotería de Cúcuta.

En el mes de agosto de 1981, por primera vez Cúcuta presenció un choque basketero entre los dos colosos del deporte mundial, USA contra URSS. Una delegación de la Unión Soviética se enfrentó al equipo universitario "All-Star", de la conferencia este de los Estados Unidos. Los equipos presentaron estos jugadores, URSS: N° 4, Konstantin Shereveria; N° 5, Gevnadi Kapustin; N° 6, Serguei Popov; N° 7, Kheino Enden; N° 8, Evgeni Pustogvar; N° 9, Nikolai Deriouguine; N° 12, Igor Koralev; N° 13, Serguei Lovaicha; N° 14, Alexander Belostennyi; N° 15, Serguei Grischaev; N° 16,

169

Guitaras Krapikas; y N° 17, Anatoly Yakupenko. Su entrenador y director técnico fue Alexander Gomelski. ALL-STAR (USA): N° 5, Sean Kerins; N° 6, Chris Dobbs; N° 7, Tret Tucker; N° 8, Ronnie McAdoo; N° 9, Kevin Greaney; N° 10, Dud Tongal; N° 11, Terry Fair; N° 12, Trevor Jackson; N° 13, Vince Taylor; N° 14, Mike Kanieski; y N° 15, Bruce Vanley. Su entrenador y director técnico fue Jack Powers.

Por primera vez los cucuteños vieron verdaderos equipos gigantescos en la cancha Toto Hernández, los soviéticos presentaron seis hombres de más de dos metros, y los gringos alinearon cinco con más de dos metros. El ruso más alto, Belostennyi, media 2 metros y 14 centímetros, y el gringo más alto, Dud Tongal, media 2 metros y 12 centímetros. Los más pequeños esa noche en el maderamen de la Toto Hernández fueron, el soviético Kapustin, de 1,80 m., y el gringo Chris Dobbs, de 1,82 m. Los máximos encestadores de los soviéticos fueron, Deriouguine, 25 puntos; Popov, 18 puntos; y Lovaicha, 17 puntos. Belostennyi tomó 13 rebotes, y fue el MVP.(41)

Por los gringos anotaron, Taylor, 21 puntos; Tucker, 14 puntos; y Kerins, 12 puntos. Dud Tongal se destacó con 12 rebotes. Pero los aplausos del público fueron para el armador Chris Dobbs, que impresionó con su dominio del balón, su velocidad, su inteligencia, su saltabilidad, su efectividad en los tiros largos y la espectacularidad de sus pases.

Por primera vez dos árbitros cucuteños pitaron un partido en el más alto nivel del baloncesto mundial, Luis Fernando Mora, de 22 años, y Alberto Díaz Fuentes de 21 años, dirigieron impecablemente ese inolvidable encuentro. El primer tiempo quedó 45 a 40, ganando USA. Pero el partido lo ganó URSS 100 a 92. Los jugadores de los dos equipos se abrazaron, al igual que sus entrenadores, mientras el público aplaudía deslumbrado por aquel espectáculo formidable

(41) MVP: Mejor Valor del Partido.

170

que acababa de presenciar. La asistencia desbordó la capacidad del coliseo Toto Hernández, y empezaron desde ese día las exigencias para construir un escenario más grande.

Del 15 al 28 de agosto de 1982 se realizó el IX Campeonato Mundial Masculino de Baloncesto, en Colombia. Se jugó en cinco ciudades. Grupo A, en Bogotá, España, USA, Panamá y China. Clasificaron España y USA para la final. Grupo B, en Medellín, URSS, Australia, Brasil, y Costa de Marfil. Clasificaron a la final, URSS y Australia. Grupo C, en Bucaramanga, Yugoslavia, Canadá, Checoslovaquia, y Uruguay. Clasificaron Yugoslavia y Canadá. Los seis equipos extranjeros clasificados, más Colombia, como país anfitrión, jugaron entre el 19 y el 28 agosto de 1982 la final en la ciudad de Cali, con este resultado, primero, URSS; segundo, USA; tercero, Yugoslavia; cuarto, España; quinto, Australia; sexto, Canadá; y séptimo Colombia.

Los seis equipos extranjeros eliminados jugaron el torneo de clasificación en Cúcuta, del 19 al 24 agosto de 1982, con este resultado: octavo, Brasil; noveno, Panamá; décimo, Checoslovaquia; décimo primer, Uruguay; décimo segundo, China; y décimo tercero, Costa de Marfil.

Cúcuta respondió espléndidamente a este compromiso, únicamente fue superada por Cali, en cuanto a recaudación. Pero, aparte de la asistencia masiva de público a este torneo mundial clasificatorio, es bueno recordar que, desde meses antes del mundial, la Selección Colombia se concentró en nuestra ciudad y jugó un torneo preparatorio con República Dominicana, Panamá, y Ecuador, con gran asistencia de público y abundante recaudación.

La Selección Colombia, dirigida por Jim McGregor y gerenciada por Hernán "pipo" Gómez, estuvo conformada así, por Guido Mosquera, Giovanny Bacci, Elkin Valencia, Luis Murillo, William Nieto, Randy Sthefens, Guillermo Masquita, Antonio Maldonado, Álvaro Álvarez, Aroldo Perilla, William Gómez y Luis Carlos Man-

171

jares. Ningún cucuteño integró esta selección, pero Cúcuta aportó la plana mayor de la dirigencia organizativa de este IX Campeonato Mundial, pues FECOLCESTO tenía en ese momento cuatro cucuteños en la Junta Directiva, Gustavo Martínez Badillo, presidente; Hernán "pipo" Gómez, vicepresidente; Anita Morantes Maldonado, vocal; y Eduardo Silva Colmenares, revisor fiscal.

El 13 de octubre de 1984 Colombia se corona por primera vez Campeón Suramericano de Baloncesto Femenino, al ganar el XXIV Campeonato Suramericano Femenino de Baloncesto, categoría mayor, realizado en Cúcuta, al derrotar esa noche en la final a Brasil por 62 a 51. Las posiciones finales: primero, Colombia; segundo, Brasil; tercero, Perú; cuarto, Argentina; quinto, Paraguay; sexto, Chile; séptimo, Venezuela; y octavo, Uruguay.

Colombia ganó todos sus partidos, y terminó el torneo con 550 puntos a favor y 307 en contra. Esta fue la nómina campeona: Gloria Ortiz, Patricia Ordóñez, María de Jesús Arizala, Elizabeth Hinestroza, Gloria Gómez, Miriam León, Norma Lozano, Yaneth Torijano, Irene Lamprea, Margarita Martí, Consuelo Aristizábal y Mónica Villasmil. Guillermo Moreno Rumié fue su entrenador y director técnico.

Pero hubo un hecho curioso, mientras más de 7.000 espectadores deliraban de emoción en las graderías de la Toto Hernández, afuera del Coliseo más 3.000 aficionados, muchos de ellos con boletas en sus manos, protestaban porque no les permitía entrar al escenario deportivo.

El 4 de julio de 1985 Norte se corona campeón nacional femenino del XII Campeonato Nacional Infantil de Baloncesto, jugado en Cúcuta. El equipo, dirigido por Álvaro "Tito" Ordóñez y asesorado por Alfredo Díaz Calderón, llegó invicto a la final en la cual derrotó a Valle por 59 a 46.

172

Era el segundo campeonato nacional que lograban los colores negro y rojo(42) en la rama femenina. Esta fue nuestra nómina campeona: Sandra Gómez, Marisol Pacheco, Adriana Serrano, Claudia Xiomara Ramón, Maribel Fontalvo, Carolina Clévez, María Fernanda Uribe, Clara Inés Santos, Claudia Milena Castillo, Adriana Castañeda, Mireya Murcia y Claudia Yolima Leal.

Del 24 al 30 de enero de 1986 se realiza el II Campeonato Juvenil Femenino Suramericano de Baloncesto, en Cúcuta. Nuevamente la Toto Hernández se llenó "hasta las banderas". Colombia fue subcampeón al perder en la final ante Brasil que se coronó campeón invicto. La cucuteña Flor María Ayala integró esta selección colombiana y se convirtió en la primera basketbolista norteña ganadora de un Subcampeonato Suramericano.

En el mes de junio de 1987, tres baloncestistas cucuteñas integraron la Selección Infantil Femenina de Colombia, que compitió en el Suramericano Infantil, de Ibarra (Ecuador), ellas eran Ángela Llanes, Clara Santos, y Adriana Castañeda.

El básquet norteño, se corona doble campeón nacional, durante el mes de julio de 1987, en los campeonatos infantiles, XIV Femenino y XV Masculino, que se jugaron del 1° al 10 de julio en el coliseo Toto Hernández, de Cúcuta. El cuadro de honor fue así, XIV Campeonato Nacional Infantil Femenino: Norte, campeón invicto; Bogotá, subcampeón; y tercero, Antioquia. Mejor jugadora, Adriana Serrano (Norte). Máxima anotadora, Noraima Martínez

(42) Aunque el equipo representaba a Norte de Santander (rojo y negro), jugó con los colores de Cúcuta (negro y rojo), tal vez por una descachada del sastre. Ahora bien: el 3 de mayo de 1988, mediante decreto N° 106, la Alcaldía oficializó el "Negro y Rojo" como los colores de la bandera de Cúcuta. Esto es: 60 años después de que por primera vez alguien, el capitán del Cúcuta Deportivo, portara una bandera Negra y Roja como emblema de Cúcuta, lo cual ocurrió el 20 de diciembre de 1928 al inaugurarse, en el Estado de Galilea (de Cali), los Primeros Juegos Atléticos Nacionales. [Fuente: EL CÚCUTA DEPORTIVO, artículo de don Alfredo Díaz Calderón, publicado en las páginas 5 y 6 de la edición N° 9 de OCCIDENTE UNIVERSITARIO.]

173

(Norte). XV Campeonato Nacional Infantil Masculino: Norte, campeón invicto; Valle, subcampeón; y 3°, Magdalena. Mejor jugador y anotador, José Solano (Valle). Máximo rebotero, Juan Carlos Niño (Norte). Álvaro "tito" Ordóñez y Álvaro Contreras fueron los entrenadores, de estos equipos campeones respectivamente.

Para septiembre de 1987, se celebra el IV Suramericano de Cadetes Masculino, del 18 al 23 de septiembre se realizó en el Coliseo Toto Hernández este torneo para menores de 18 años. En la selección colombiana actuaron dos cucuteños: Zamir Zus, y Rafael Angarita Lamk, bajo la dirección del entrenador bumangués Carlos Parra. La clasificación final quedó así, primero, Argentina; segundo, Brasil; tercero, Venezuela; cuarto, Colombia; quinto, Ecuador; y sexto Paraguay.

Por primera vez el público cucuteño no asistió, como se esperaba, a un torneo de baloncesto. La explicación más acertada que se escuchó ante esta frustración fue que, por aquello de "torneo de cadetes", los cucuteños creyeron que se trataba de un evento de carácter meramente militar, y no le dieron mayor credibilidad al nivel técnico de ese tipo de torneo.

Durante el mes de diciembre de 1987, se realizó el primer festival de minibasket, de los barrios cucuteños. La Fundación Pro Defensa de Cúcuta y radio San José de Cúcuta realizaron y transmitieron durante tres días el primer festival de minibasket de los barrios, con participación de 320 niños integrados en 32 equipos, en las categorías minibasket A y B, rama femenina y masculina.

La programación se realizó en las siguientes fechas así: martes 15 de diciembre, en el barrio Pamplonita, de la ciudadela de San Luis; 16 y 17 de diciembre, en el barrio José Antonio Galán; 18 de diciembre, en el barrio Comuneros, de la ciudadela de Juan Atalaya. Este tipo de festival siguió todos los años por el mes de diciembre, como etapa final de evaluación sobre el trabajo realizado en cada año por las escuelas de cada barrio.

174

En diciembre de 1990, se lleva a cabo el cuarto festival de minibasket de los barrios. Se realizó del 10 al 15 de diciembre de 1990, y fue transmitido íntegramente por radio San José de Cúcuta, participaron 400 niños integrados en 40 equipos. El programa se cumplió así: lunes 10, barrio Carora; martes 11, barrio San Luis; miércoles 12, barrio Comuneros; jueves 13, barrio Galán; viernes 14, Asilo Andressen; y sábado 15, complejo deportivo del SENA.

La década terminaba para nuestro baloncesto con la frustración de no tener un equipo de categoría superior, como aquel inolvidable "Lotería de Cúcuta". Se había logrado mantener un equipito, "Motilones B. B. C.", que jugaba torneos en Cúcuta y Venezuela gracias al entusiasmo de "perico" Fuentes y de Daniel Pérez, que con su empresa "Capill France" sostenían, contra viento y marea, esta verdadera utopía basketera, que no lograba despertar el ánimo de los jóvenes cucuteños.

CICLISMO

Las actuaciones cumplidas en Europa por las ciclistas colombianos Alfonso Flórez Ortiz (ganador de la prueba francesa Dauphine Liberé), Martín Ramírez y Francisco Rodríguez en Europa motivaron nuevamente a los cucuteños por este deporte. La fiebre aumentó con la actuación cumplida por Patrocinio Jiménez en el "Tour de France", y llegó al climáx con los éxitos de Lucho Herrera y Fabio Parra en España y Francia.

El reconocimiento de Lucho Herrera como mejor ciclista latinoamericano impactó a los ciclistas cucuteños, que en 1985 ya tenían dos figuras muy jóvenes con muchas condiciones, Calixto Peña y Álvaro Lozano. Calixto Peña había sido designado como el mejor novato de 1985 en Norte de Santander.

El 2 de febrero 1986 Álvaro Lozano ocupó el sexto lugar de la clasificación general al término de la XIX Vuelta de la Juventud Colombiana, a 3' 10" del campeón, José Vicente Díaz. A pesar de

175

que ese año se le dañó el contrato que tenía listo con el equipo ciclístico de Postobón, por culpa de un diagnóstico médico, Álvaro Lozano no se amilanó y siguió trabajando arduamente para mejorar cada día más y en medio de triunfos y derrotas, ese mismo año cumplió buena actuación en la XXXVI vuelta a Colombia, en el clásico RCN, en el Caracol de montaña y en la clásica Súper, donde ocupó la tercera posición, con este resultado final: primero, Oliverio Rincón; segundo, Ricardo Wilchez, a 34"; y tercero, Álvaro Lozano, a 1' 26", lo cual le valió representar a Colombia en los Campeonatos Mundiales de Colorado Springs (E. U.).

En el año 1989 Álvaro Lozano se tituló campeón de metas volantes de la XXXIX Vuelta a Colombia. En 1990 era uno de los mejores ciclistas colombianos.

NATACIÓN

La mejor actuación fue la de Rafael Salas, que representó a Colombia en eventos suramericanos, y ganó dos medallas en los XIII juegos nacionales, realizados en Armenia, Pereira, Manizales, Ibagué y Montería del 16 al 24 de julio de 1988. Salas ganó medalla de plata en 100 metros-pecho con tiempo de 1' 15" y 68/100", y ganó medalla de bronce en 4 x 100 metros-libre con 4' 08" y 24/100".

La natación aportó en total 5 medallas en estos XIII Juegos, pues el equipo de relevo ganó 4 medallas de bronce, y Rafael Salas ganó la medalla de plata en 100 metros-pecho.

TEJO

Este deporte tomó un nuevo impulso en 1984 cuando su presidente, Reinaldo Mantilla, realizó, con el patrocinio de "Bavaria", el primer torneo metropolitano con premiación en efectivo para equipos y jugadores ganadores. La afición creció y en 1987 ya no sólo se realizó el cuarto metropolitano con más premios, sino el primer

176

metropolitano "Pony" de tejo para damas. Los campeonatos departamentales crecieron en cantidad y calidad, y los equipos de Tibú, Pamplona y Ocaña empezaron a ganarle continuamente a Cúcuta.

El 15 de mayo 1988 Norte fue cuarto en el campeonato nacional, de Itagüí, con un equipo muy joven e inexperto, y su capitán, Efraín Carreño, se tituló campeón en mechas. El 24 de julio de 1988 ese equipo de tejo norteño se coronó campeón colombiano en el cierre de los XIII Juegos Deportivos Nacionales y aportó cuatro medallas de Oro para la delegación de Norte de Santander, pues sus jugadores recibieron preseas doradas cada uno en forma individual.

GIMNASIA

Silenciosamente este deporte venía creciendo. Aquel grupo de niños que desde 1971 había practicado en el INEM con el profesor "chiquito" Páez, por motivo de estudios y de trabajo olvidaron esta actividad. Pero dos de ellos ya eran licenciados en Educación Física, y estaban trabajando la gimnasia en el INEM con un selecto grupo de niños y niñas con la ilusión de presentar a nivel nacional un excelente equipo de gimnasia a nombre de Norte de Santander.

Estos dos profesores, Jairo Ruiz Casas y Roberto León Meneses, sabían de la dificultad de su propósito, pues los aparatos alemanes que ellos estrenaron en 1971 ya estaban bastantes "achacados" pero, en todo caso, sus pequeños discípulos estaban muy entusiasmados y querían aprender cada día más.

El 18 de octubre de 1988 llegó en el vuelo de Bogotá a Cúcuta un niño cucuteño de 13 años, muy callado, que pasó desapercibido para muchos, pero no para sus padres y su entrenador. Al día siguiente el periódico La Opinión resaltó con la foto del niño, Alexander Rangel Pineda, su triunfo en el Campeonato Suramericano de Santiago de Chile, representando a Colombia y ganando una medalla de oro y una de plata.

177

La ilusión de Jairo y de Roberto se volvía realidad y se acrecentaba, porque también había más niñas y niños con grandes posibilidades en ese semillero que ellos estaban sembrando en el INEM.

ATLETISMO

Un grupo de atletas fundó, el 21 de febrero 1983, el "Club Atlético Santiago Barón", como homenaje a ese gran atleta colombiano. Este club organizó una serie de competencias atléticas en las barriadas cucuteñas, y carreras de fondo en las calles de Cúcuta.

La competencia atlética que más lo dio a conocer fue la Vuelta al Norte, que se corría durante una semana entre varios municipios de nuestro departamento. Más adelante se popularizaron las maratones callejeras para hombres y mujeres, organizadas por la "Fundación Pro Defensa del Deporte", presidida por Antonio Moreno Fossi. El agente de la Policía Nacional, Joaquín Rojas Sastre, también realizó competencias atléticas en diferentes categorías, con el apoyo de su institución.

Esta serie de actividades aumentaron el entusiasmo por algunas pruebas históricas, como la "maratón del 28 de Febrero", la "maratón del 1° de Mayo", la "maratón de los Periodistas" y algunas otras de carácter institucional. Volvieron a correr veteranos como "cachirulo", "benitín" Apolinar, Luis Alberto Navas y Pedro "palito" Medina, y corrieron niños y niñas en distancias cortas, donde se destacaron las tres hermanitas Díaz Ojeda. Prácticamente casi todo el atletismo cucuteño se realizaba en las calles de Cúcuta.

En 1986 la liga de atletismo logró reacondicionar la pista del estadio General Santander y el entrenador oficial, Julio Medina, inició un trabajo de formación y de fundamentación que empezó a mostrar resultados.

El atleta más destacado en esta década fue el veterano de Bochalema, Torcuato Meleo (de 74 años), que ganó 4 medallas de

178

oro durante el Campeonato Nacional Senior Master de Atletismo, realizado en Bogotá del 11 al 13 octubre de 1985, imponiendo record suramericano para su categoría en lanzamiento de martillo, y records nacionales en bala, jabalina y disco. Las cuatro medallas de oro fueron exhibidas durante varios días (del 16 al 23 de octubre) en la dirección regional de Coldeportes de Cúcuta.

De las damas, Sandra Cubides fue la más destacada en estas maratones callejeras, pero la mejor y más completa atleta de la década fue Rosmira Jiménez, que ganó pruebas en diferentes distancias, en calles y pistas.

TENNIS

1985. Este año fue importante para el "Deporte Blanco" en Cúcuta. El Club Tennis, que seguía siendo el semillero de este deporte, empezó a tener un buen competidor: el Club Cazadores. En el mes de enero de 1985 el Club Cazadores realizó campeonatos infantiles, con buena cantidad de niñas y niños. Adriana Castañeda se tituló campeona infantil, y Fernando Mariño campeón infantil del Club Cazadores.

Del 11 al 14 de octubre de 1985 se cumplió en el Club Tennis de Cúcuta, la V Parada del Circuito Nacional Infantil y Juvenil de Tennis. El cuadro de honor de esta V Parada fue, en la categoría 18 años femenina, empate en el primer lugar entre Clara Inés Gómez (Quindío), Patricia Quisoboni (Bogotá) y Martha Cobo (Valle). En la categoría 18 años masculino, el primero fue Miguel Tobón (Antioquia) y el segundo, Pedro Vélez (Bogotá). En la categoría 16 años femenina, la primera fue Mónica Vélez (Bogotá) y la segunda, Norma Loaiza (Valle). En la categoría 16 años masculino, el primero fue Germán Álvarez (Cúcuta) y el segundo, Sergio de Pombo (Bogotá).

Con su triunfo en esta V Parada, el cucuteño Germán Álvarez se tituló Campeón Nacional Infantil de Tennis 1985. Fue el primer

179

campeonato nacional logrado por el tennis cucuteño. A final de 1990 el semillero del tennis seguía creciendo, y se tenía la esperanza de que surgiera de allí una figura similar o mejor que Germán Álvarez Ponce de León.

AJEDREZ

Aparte de la gran actuación cumplida por el infantil Adrián Omaña en 1985 en los XII Juegos Nacionales, también ese año se le ganó un partido memorable 4 por 1 a Valle en el Campeonato Nacional de Ajedrez por equipos, en Ibagué.

Los mejores en la década fueron Alfonso Zárate, Jorge Reyes, Orlando Sepúlveda, Adrián Omaña, Fernando Benítez y el juvenil Gilberto Valderrama, ganador del Torneo "Feria Internacional de San Sebastián", en enero de 1990 en San Cristóbal (Venezuela). José Benavides, como presidente de la Liga, promocionó el "juego ciencia" en todos los niveles, y Cúcuta fue sede de torneos nacionales en categoría infantiles y juveniles.

BOXEO

En medio de las dificultades que se presentaban para desarrollar este deporte en Cúcuta, el entrenador Santos García continuaba con su incansable trabajo enseñando a los muchachos de las barriadas más pobres el difícil arte de "dar y no recibir". Entre el grupo más selecto de discípulos sobresalía, por su técnica, velocidad y capacidad de asimilación, el jovencito Wilson Saravia. En 1984 Wilson Saravia empezó a ganar peleas estelares en veladas aficionadas en Cúcuta, y en diciembre de 1984 ganó la categoría Gallo en un torneo regional del oriente, en Bogotá.

El 1° de enero de 1985 el Boxeo sufrió fuerte golpe por la trágica desaparición del kinesiólogo y miembro de la Liga de Boxeo, Luis Ignacio Torres Periñán, quién fue atropellado por un "carro fantasma" en la autopista internacional. Santos García y su pupilo,

180

Wilson Saravia, siguieron trabajando hasta que Wilson se volvió profesional. El 9 de noviembre de 1989 Wilson viajó a Sincelejo en busca del título interamericano peso Gallo de la FIB(43). El viernes 17 de noviembre enfrentó en Sincelejo al local Juvenal Berrío y perdió por decisión, con lo cual se frustraron sus aspiraciones de ganar el título interamericano Gallo de la FIB. En esa misma velada otro boxeador cucuteño, Gustavo Guevara, que buscaba escalafonarse, perdió por K. O. ante "panterita" Suárez.

MICROFÚTBOL

Este deporte se transformó en el más popular con la llegada de Carlos E. Hernández a la presidencia de la Liga. Se jugaban campeonatos en todos los barrios de Cúcuta. Creció el número de árbitros para dirigir toda la cantidad de partidos semanales. Se jugaba a toda hora del día y de la noche. Se volvió famoso un torneo llamado "madrugadores", que se jugaba entre 4:30 y las 6:30 a.m., y en el cual los jugadores eran taxistas y mesoneros que trabajaban en horario nocturno.

También se realizaron los campeonatos "confraternidad radial", "repuesteros", "volqueteros", "periodistas", "músicos", "empresas de transporte", "trabajadores del aeropuerto", "interbarrios", "bancarios", "colegiales", "escolares", interclubes" y "departamentales".

Durante esta década se destacaron en los torneos intercolegiados municipales, departamentales y nacionales los colegios: Gran Colombiano y Agustín Codazzi. El primero, dirigido por Jaime Niño, logró la mayoría de títulos a nivel municipal y departamental, y cumplió grandes actuaciones a nivel nacional. El Agustín Codazzi se coronó campeón, el 14 de octubre de 1987, del torneo nacional CEDEP(44) de microfútbol, en Medellín.

(43) FIB: Federación Internacional de Boxeo. (44) CEDEP: Centros Deportivos Educativos Pilotos.

181

Pero el triunfo más valioso lo consiguió la Selección Norte, dirigida por Juan "cocono" Solano y Carlos Velazco, el 15 de abril de 1987, al ganar en forma invicta en el coliseo Toto Hernández el Campeonato Nacional Junior de Microfútbol.

BILLAR

El "Pink XIII" fue el epicentro de este deporte y Cedulio Quiroga, propietario de este establecimiento, fue el lider de este deporte durante la década. Allí se jugaron campeonatos de billar municipales y nacionales, lo mismo que torneos empresariales, como también campeonatos de Bolo.

Allí se produjo un hecho notable, cual fue que el día 24 de febrero de 1987, durante la Primera Parada del Campeonato Nacional de Billar a Tres Bandas, el antioqueño Jaime Bedoya impuso nuevo record nacional, e igualó el record mundial de belga Raimond Coulemans al lograr 18 carambolas en tacada.

Posteriormente Bedoya confirmó su clase el 24 de septiembre de 1987 en Bucaramanga, sede de la Última Parada del XIII Campeonato, pues allí ese día se consagró Campeón Nacional de Billar a Tres Bandas entre 45 participantes.

SOFTBOL

La cancha "Carlos Ramírez París", construida inicialmente para béisbol, fue rescatada para el softbol, pues este deporte se tomó la afición cucuteña peloteril. Allí, en esos terrenos de la UFPS, se hicieron mejoras y se jugaron durante esta década los torneos masculinos y femeninos. Los más entusiastas dirigentes fueron Pedro Cuadro Herrera, Gustavo Tres Palacios, los hermanos Carlos y Evaristo Carvajal, Gonzalo Girón y la familia Reales, que tenía suficientes miembros para conformar equipos masculinos y femeninos de softbol.

182

Importantes empresas de la región participaron en casi todos los torneos realizados: Ecopetrol, AICA(45), Central Azucarero (de Ureña), SENA, Universidad de Pamplona, UFPS, la Colonia Costeña, y los barrios Colpet, Pescadero y Carora.

La pelota caliente y la pelota blanda, al igual que la colonia costeña, iniciaron el año 1988 con una sensible noticia conocida en la mañana del 4 de enero de 1988: "Lucho" Robles, conocido dirigente del béisbol y locutor deportivo cartagenero radicado en Cúcuta hacía muchos años, había fallecido.

VOLEIBOL

En 1984 la Liga de Voleibol, con sede en Pamplona, empezó a tener presencia en Cúcuta al lograr que Coldeportes nombrara a Eduardo Noguera como entrenador para este deporte en nuestra ciudad. Noguera trabajó con los colegios y logró preparar selecciones juveniles, masculinas y femeninas, que jugaron intercambios amistosos con Pamplona y San Cristóbal.

Se esperaba la realización de los Juegos Interbarrios, financiados para ese año por la Alcaldía, pero lamentablemente el alcalde, Francisco Berrio, tomo la decisión de aplazarlos, y finalmente de cancelarlos.

El voleibol continuo jugándose a nivel juvenil en los colegios, y a nivel de mayores en las universidades. Los equipos masculinos y femeninos del SENA, dirigido por Carlos Cote Mendoza, cumplieron magnificas presentaciones a nivel nacional en los campeonatos nacionales del SENA.

KARTS

El día 25 de septiembre de 1984 la Federación Colombiana de Karts incluyó en la Selección Colombiana a los Panamericanos, a

(45) AICA: Asociación de Industriales de la Caña de Azúcar.

183

los cucuteños Germán Guerrero Jr., Sergio Martín y Antonio José Guerrero. En ese momento las posiciones del Campeonato Nacional estaban así: primero, Antonio J. Guerrero; segundo, Germán Guerrero Jr.; tercero, Sergio Martín; cuarto, Pablo Montoya (Bogotá); quinto, Ronny Albrech (Bogotá); y sexto, Hernán Vallejo (Medellín).

NOTAS LUCTUOSAS

En esta década se nos fueron tres figuras del deporte, Jesús Ricardo Lamk Álvarez murió trágicamente, a los 36 años de edad, el 13 de enero de 1983. Había jugado en la Selección Norte de Basketbol. Yolima Pérez murió el 5 de julio de 1987, siendo basketbolista de la Selección Norte, y Pedro "Cajurra" Díaz Cano, quien fue futbolista "histórico" del Cúcuta Deportivo, murió el 31 de enero de 1988.

1987
"Norte" Campeón nacional infantil femenino de Basket. No. 11 Noraima Martínez, No. 9 Marisol Solano, No. 6 Adriana Serrano, No. 12 Claudia Ramírez, No. 4 Silvana Casadiego, No. 14 Alba Parada, No. 8 Nury Mendoza, No. 10 Claudia Caballero, No. 13 Estela Gaona, No. 15 Sara Acevedo, No. 5 Olga Bonilla, No. 7 Marcela Vanegas.

184

cucutanuestra.com

cucutanuestra@gmail.com