Logo de Cucutanuestra
CONTACTO:

Correo:
cucutanuestra@gmail.com
Celular: (57) 312 580 3874
Cucutanuestra.com
El Portal Web con todo sobre nuestra querida ciudad de Cúcuta.

EL DEPORTE CUCUTEÑO DESDE 1900 HASTA EL 2000.

Por Alfredo Díaz Calderón.

ANEXO IV EL ÚLTIMO ENCUENTRO DE FÚTBOL DEL SIGLO XX

 

El jueves 30 de diciembre de 1999 se jugó, a partir de las 3 p. m. en la cancha del barrio San Eduardo, un partido de fútbol con protagonistas muy conocidos en Cúcuta.

Algunos de ellos fueron jugadores estelares en diferentes épocas del CÚCUTA DEPORTIVO y del fútbol aficionado cucuteño: Rolando Serrano, Juan "Caquita" Díaz, Germán "Burrito" González, Guillermo "Mico" Santander, José "Chonto" Jaimes, Tulio Niño, Alejandro Sinisterra, Efraín "Monalisa" Ramírez, Armando Santafé, William Centeno, Alfredo Vásquez, "Culebro" Rojas, Yesid Londoño, José Vicente Caicedo, Elías "Maestrico" Rincón, Marcos Contreras, Omar Verdún y Hugo Horacio Lóndero, entre otros.

También participaron los doctores: Julio Foliaco Gamboa, profesor de la UFPS; Iván Darío Rosales, abogado y prefecto de Ureña (Venezuela); Carlos Parada, médico legista; Manuel Díaz Caro, médico cirujano; y Miguel Ángel Flórez, ingeniero del ministerio del Transporte.

El árbitro de este partido fue Ciro Contreras, funcionario de la DIAN, y los protagonistas se dividieron en dos equipos: "A" y "B".

El equipo "A" jugó con franela Negra y Roja y fue capitaneado por Rolando Serrano. El equipo "B" jugó todo de color blanco y fue capitaneado por el "Mico" Santander. El marcador final fue 2 por

247

0 a favor del equipo "A", y el partido terminó a las 6:40 p. m. en total oscuridad, después de casi 4 horas de juego.

Sin embargo, los espectadores no protestaban por el alargue maratónico del partido. En medio de gritos alegres, aplausos, bromas y risas, la mayoría de los allí presentes decían que el cronómetro se le había parado al árbitro. Cuando por fin sonó el pitazo final, el árbitro, Ciro Contreras, dio la siguiente explicación, yo no utilicé cronómetro ni reloj, porque este partido se programó sin límite de tiempo. Cada equipo inscribió 24 jugadores para que todos jugaran. En total jugaron los 48 futbolistas y se cumplió el objetivo de que todos nos divirtiéramos. A pesar de que se nos vino la noche encima dejé continuar el juego en medio de la oscuridad, porque tenía la esperanza de que el equipo "B" anotara el gol de la honrilla. Lamentablemente ese golesito no llegó.

Las palabras de Ciro Contreras recibieron tremendo aplauso de parte de todos los allí presentes, y de inmediato se inició la segunda parte del programa.

Juan "Caquita" Díaz, como organizador principal de esta fiesta deportiva, se encargó de repartir la cerveza bien helada para todos los presentes, que empezaron a repartirse en grupos: algunos sentados, en sillas, taburetes o cajas de cerveza; y otros, de pie. En cada grupo el tema central era el fútbol, pero desde diferentes perspectivas y en diferentes épocas.

Se recordaban los clásicos del fútbol aficionado: Napoleón vs Latino, Latino vs Unión Santander, Cúcuta vs Colpet, Unión Frontera vs Guasimales. Y a las figuras de esa época: Daniel Antolínez, Juan "Marranito" Romero, Pedro "Palito" Medina, etc. Se recordó la forma como se construyó y se remodeló el estadio General Santander.

Se recordó el debut del Cúcuta Deportivo en el Campeonato Profesional de 1950, y sus grandes jugadores: "Gallito" Contreras,

248

"Cajurra" Díaz, "Marciano" Miloc, Julio Ulises Terra, Juan José Tulic, Ramón Alberto Villaverde, etc.

También la llegada, en 1951, de los 5 grandes crakcs: Schubert Gambeta, Ramón Eusebio Tejera, Antonio Sacco, Juan Carlos Taibo y Bibiano Zapiraín. Al Cúcuta subcampeón de 1964 y sus estrellas: Omar Verdún, Germán "Burrito" González, Elías "Maestrico" Rincón, Julio Brucesi, Víctor Pignarelli, Omar Ayala y el portero Heriberto "El Virrey" Solís.

Para concluir con esa terrible realidad del descenso de nuestro equipo Negri-Rojo a la categoría "B" y cuya salida de allí, después de 5 años de permanencia, se vislumbraba más lejana cada día.

Estos temas y otros más siguieron debatiéndose hasta las 11 p. m. de ese jueves 30, porque a esa hora se inició la tercera parte del programa. Nada menos que un humeante pocillo de consomé, seguido después con un plato de carne asada, yuca, y pichaque.

Durante más de una hora se habló poco, porque las mandíbulas estaban ocupadas en lo suyo. En esos momentos lo único que se escuchaba era la voz de "Chonto" Jaimes, por ser el jefe de esa zona de alimentación.

A la una de la madrugada de aquel viernes 31 de diciembre de 1999 se inició la cuarta parte del programa. Más de la mitad de los contertulios aplicaron aquel refrán: "Indio comido, indio ido" y se quedó allí un grupo de 23 deportistas, jóvenes y viejos, sentados alrededor de la fogata, donde "Chonto" Jaimes continuaba asando lo poco que aún quedaba de carne. La cerveza, lógico, ahora estaba más helada y más sabrosa que al principio.

A las 2 a. m. se sirvió nuevamente picada de carne con yuca. Ahora el tema era sobre el futuro de nuestro deporte, y especialmente sobre lo que pasaría con el Cúcuta Deportivo en el año 2000.

249

A las 4 a. m. se terminó la carne y se acabó la cerveza, y empezó la despedida. Abrazos entre todos y los mejores deseos para el Año Nuevo que nacería dentro de 20 horas. Alguien, muy optimista, gritó: "iFeliz siglo XXI para todos ustedes y para el Cúcuta Deportivo!".

Juan "Caquita" Díaz estaba recogiendo las últimas sillas y recibía abrazos de los últimos que ya se retiraban a sus casas, cuando alguien le preguntó: "Juan: ¿cómo hiciste para financiar esta fiesta? Porque los uniformes, la carne y la cerveza valen mucho".

Juan Díaz le contesto que se estableció una cuota de $10.000 y la pagaron únicamente 14 deportistas, con lo cual no se cubría ni la mitad de los costos. Pero que, afortunadamente, el comerciante cucuteño Rafael Rodríguez Pantaleón había asumido el costo total del faltante.

Pero Juan Díaz también agregó que ese había sido el partido más largo que había jugado en su vida, pues para él empezó a las 2 p. m. del jueves 30, cuando llegó a instalar las sillas y a disponer las cavas con cerveza, y terminó a las 4 a. m. del viernes 31 de diciembre de 1999.

Sin embargo, era necesario agregar que los futbolistas cucuteños habían hecho historia en el siglo XX.

El fútbol inició el siglo XX con un partido histórico jugado por obreros y empleados del Ferrocarril de Cúcuta en el clausurado cementerio de Carora, el 1° de enero de 1900. Un partido "irregular": sin árbitro y sin reglas. Y el 31 de diciembre de 1999 se había cerrado el siglo XX con una linda fiesta deportiva, donde el acto central había sido un partido de fútbol "irregular": con 4 horas de duración y 48 futbolistas veteranos recreándose en la Cancha San Eduardo, para revivir algo de sus mejores épocas.

En la parte final del encuentro, más o menos a las 3 a.m. del 31 de diciembre, se recordó con bastante pesar la reciente muerte

250

del arquero uruguayo Juan José Tulic, que prestó sus servicios al Cúcuta Deportivo desde 1950 hasta 1953, quien premonitoriamente vino a despedirse de Cúcuta y de sus amigos vivos y muertos, acompañado de su señora esposa.

Durante 3 días, sábado 22, domingo 23 y lunes 24 de agosto de 1994, charló con los ex jugadores del Cúcuta Deportivo Juan "Chalamú" Barbosa y Abraham González; y con los locutores José Rafael Mogollón, Álvaro Barreto Niño y Alfredo Díaz Calderón.

Visitó en Villa del Rosario a doña Gertrudis Jaimes y su familia, y asistió al Cementerio Central y los "Jardines" para rezar ante las tumbas de sus compañeros futbolistas Julio Ulises Terra, Lauro Rodríguez, Carlos Zunino y Eloy Ronquillo; y ante las de sus amigos periodistas Carlos Ramírez París, Jesús María Sepúlveda y Roque Enrique Mora.

En la tarde del domingo 23 fue al estadio, acompañado de Abraham González y Juan "Chalamú" Barbosa, y presenció el partido que Cúcuta y Quindío empataron 1 a 1. Y aunque Abraham y "Chalamú" insistieron en verlo desde la remodelada y vistosa tribuna oriental, Juan José los convenció de verlo desde la tradicional tribuna sur.

El martes 25 de agosto de 1994, con lágrimas de alegría y de pesar, Tulic se despidió de nuestra ciudad por última vez y viajó rumbo a su patria.

Juan José Tulic había nacido en el departamento Treinta y Tres, de Uruguay, el 17 de marzo de 1923, y de su matrimonio con la caleña Zeneida Gómez le sobreviven dos hijos: Carmen Lucía y Juan Carlos.

Juan José Tulic murió en Montevideo, capital del Uruguay, el 12 de septiembre de 1999.

251

cucutanuestra.com

cucutanuestra@gmail.com