Logo de Cucutanuestra
CONTACTO:

Correo:
cucutanuestra@gmail.com
Celular: (57) 312 580 3874
Cucutanuestra.com
El Portal Web con todo sobre nuestra querida ciudad de Cúcuta.

ORÍGENES DE CÚCUTA. 
Por Silvano Pabón Villamizar. Historiador UIS.

ORÍGENES DE CÚCUTA.

En sus Orígenes CÚCUTA, NI ES CIUDAD NI FUE FUNDADA Silvano Pabón Villamizar Historiador UIS.
Las historias locales o municipales tradicionales, mal contadas las más de las veces, han mostrado el pasado como un proceso lineal y continuo, tanto en lo político como en lo social. Se han desconocido las rupturas y cambios coyunturales dados en las comunidades urbanas y rurales a través del tiempo, presentando al consumidor del discurso histórico imágenes hipostasiadas e inconsecuentes, en el mejor de los casos, con la realidad histórica. Se ha observado un continuo y generalizado mal uso del lenguaje jurídico institucional colonial, en lo que toca al origen de las municipalidades actuales.

Por otro lado, es uso y costumbre en estas partes, especialmente por los lados de la historiografía empírica regional, presentar la enumeración de hechos relevantes de un personaje, una gesta, etc., como verdades de a puño, aunque sus relatos y posturas carezcan de definición teórica y conceptual lógica, como primordial elemento para reconstruir imágenes ciertas del pasado. Construir conocimiento histórico no es, de ninguna manera, la simple relación o enumeración sucesiva o alterna de hechos del pasado, valorados subjetivamente en el mejor de los casos. La reconstrucción juiciosa y sustanciosa del pasado requiere, en todo caso, de una buena dosis de definiciones, nociones, conceptos y uso adecuado de las estructuras gramaticales que se correspondan con la realidad histórica que se intente reconstruir. En la investigación histórica, como en cualquier otra disciplina que tenga como objeto de trabajo en mismo hombre, a las estructuras, procesos y fenómenos hay que nombrarlos o definirlos con los términos adecuados y lógicos; especialmente si se trata de la reconstrucción de entidades jurídicas y figuras de institucionalidad político administrativa.

Así pues, al intentar redefinir e incluso, sin pretender de ambiciosos, la reconstrucción del proceso poblacional regional, las categorías jurídicas empleadas, y las mismas entidades instituidas, tenemos que abordar la temática en los siguientes términos:

De una parte, para designar el asentamiento de una hueste conquistadora se empleó el verbo fundar, acto jurídico y protocolar que legitimaba el origen de los derechos de la ciudad fundada sobre las tierras de su jurisdicción y el dominio sobre las comunidades indígenas en ella presentes. Entiéndase fundar como la creación de unos derechos, los derechos del conquistador avecindado sobre los indios y sobre los solares de la traza urbana y las tierras ubicadas en el interior de sus artificiosos linderos. La ciudad como realidad urbana, fundamentaba el ejercicio del poder político y administrativo del cabildo. En el actual territorio de Norte de Santander sólo tres ciudades fueron fundadas en el Siglo de la Conquista (Pamplona en 1549, Ocaña en 1570 y Salazar de las Palmas en 1583) y posteriormente, bien entrado el Siglo XVII, la ciudad y gobernación de San Faustino¹.

Luego, el concepto de ciudad se suscribe, más que a un casco urbano, a la definición de un territorio bajo la soberanía de un cuerpo capitular o cabildo. Ahora, con respecto a los territorios ocupados por la actual zona metropolitana de Cúcuta, éstos pertenecieron jurisdiccionalmente al cabildo de la ciudad de Pamplona, compartida en la práctica con las “justicias” de la villa de San Cristóbal (fundada por vecinos de la ciudad de Pamplona en 1561 como una villeta sufragánea a ésta),

Y de otro lado, se usaron los verbos poblar, congregar y reducir para designar el origen e institucionalización de los pueblos de indios, como Arboledas, Silos, Labateca, Cácota, Chopo, Chinácota y de hecho, el pueblo de indios de Cúcuta, entre otros; instituidos como entidad de reconocimiento jurídico en la legislación hispánica colonial como integración y construcción efectiva de la “república de los Indios” férreamente defendida por el padre Fray Bartolomé de las Casas². Así las cosas, se entendió entonces, tanto en el argot jurídico como administrativo de aquellos tiempos, finales del Siglo XVI y principios del XVII, y a lo largo de todo el período colonial, que las doctrinas o curatos de naturales, resultado de la congregación o reducción de comunidades indígenas en asentamientos nucleados alrededor de una capilla de doctrina.

Ahora, es este proceso poblacional el que ha de entenderse como un verdadero movimiento. Las congregaciones de indios en pueblos de doctrina, realizadas entre 1583-1642, “dotados de resguardos, como estrategia proteccionista de los indios de encomienda que habían sido dispersados por las obligaciones tributarias, y como medio para integrarlos a la sociedad colonial en un ambiente de mayor libertad personal. Los agentes fueron los indios y sus jefaturas étnicas, aliados con los frailes de la Ordenes Regulares”³. Estos curatos y asentamientos urbanísticos novohispanos, exclusivos para indios, provistos de suficientes fueron institucionales y jurídicos para administrar la población indígena colonial, dispuestos bajo el rótulo y

----------------------------------------

¹ MARTÍNEZ GARNICA, Armando. El Régimen del Resguardo en Santander. Bucaramanga: Gobernación de Santander, 1993.

² Ibídem Las primeras instrucciones que se dieron disponían que “se ha de guardar en el juntar y poblar los indios naturales de los términos de la ciudad de Pamplona, como S.M. lo manda para su mejor policía y conversión”. Pregonada en la ciudad de Pamplona el 27 de diciembre de 1559. Cfr. Primer libro capitular de Pamplona, 1950, Págs. 301-309. 
³ Ibídem

dinámica de la tradicional traza ortogonal española, encarnaba un tipo de municipalidad bien diferenciada de los asentamientos de blancos, para quienes, como ya se anotara, se fundaban las ciudades y villas.

Pero el desarrollo poblacional no para ahí, ciudades por un lado y pueblos de indios por otro. El crecimiento demográfico de blancos y mestizos a medida que avanza el Siglo XVII y transcurre buena parte del XVIII, exige nuevas definiciones, tanto conceptuales como jurídicas. Viene entonces la reforma y modernización del Estado imperial español, especialmente en lo tocante a la administración de la sociedad civil, la modernización de la Hacienda Real, etc. Es el advenimiento de otro gran movimiento poblacional. El movimiento de las erecciones de parroquias a cargo de presbíteros seculares o diocesanos, como medio de dar estatus político al pueblo del “Común” en crecimiento, que habiéndose agregado originalmente a las doctrinas de los pueblos requerían una entidad político-administrativa mínima para expresarse en "civilidad"4. Los agentes de este proceso fueron los presbíteros seculares y las élites de comerciantes y terratenientes interesados en construir un escenario o espacio político local propio, separándose de los indios y reivindicando su condición de simples agregados a una doctrina. Querían éstos un cura propio y con ello la institucionalización de un nuevo género de municipalidad, siguiendo desde luego como vecinos de la ciudad matriz (para el caso Pamplona) y gobernados por su cabildo.

Redefiniendo un poco lo anterior, para designar la institucionalización de estos nuevos curatos de blancos y mestizos, como entes que materializaron la urbanización y civilidad de los asentamientos rurales del campesinado no indígena, se usó el verboerigir; entendiendo de paso que el origen de las entidades parroquiales secularizadas tuvieron una doble motivación: de una parte, responder por las necesidades del "pasto espiritual" que requerían las agregaciones campesinas de los distantes curatos de indios, proveyéndose de un clérigo o cura párroco; y de otra parte, la creación de espacios públicos y políticos en su comunidad. Este verbo también fue usado en ocasiones, al lado del verbo fundar, especialmente cuando ciertas parroquias, las más solventes como El Rosario y San Joseph de Guasilal quisieron adquirir o ascender al estatus de villa, como de hecho lo lograron para finales del Siglo XVIII.

Así las cosas, mientras que las ciudades tuvieron como agentes las huestes conquistadoras, y se les aplicaba genéricamente el verbo fundar, a los pueblos de indios o doctrinas de naturales, cuyos agentes eran las comunidades prehispánicas sometidas y encomendadas por los vecinos de las ciudades, se les asignaba el verbopoblar. Al movimiento poblacional parroquial, que tuvo como artífices a los conglomerados blancos y mestizos desarrollados en los valles fértiles de la

-------------------------------

Ibídem jurisdicción de la ciudad, bien avanzado el Siglo XVIII, se les definió como proceso de erecciones parroquiales, empleando de hecho el verbo erigir.

Sin embargo, no se puede dar por descontado el importante hecho de que algunas parroquias, la más solventes en lo económico y poblacional, se les llegó a reconocer o privilegiar con el estatus o título de “villa”; y algunas de éstas, después de sendas leguleyadas políticas interpuestas por ciertos parroquianos ante el Rey, hasta de “muy noble y leal...”. Para el caso, la parroquia de San Joseph de Guasimal que obtuvo el título de villa en 1792, habiendo interpuesto una nutrida “relación de méritos” y servicios a Su Majestad, quien le concedió dicho privilegio.

LA ORIGINARIA JURIDICIDAD DE CÚCUTA

Uno de los eventos más notorios de la historiografía tradicional cucuteña es, sin duda, la marcada ausencia de conocimiento histórico juicioso y analítico de los Siglos XVI y XVII. Se han dado hasta el presente respectivas imágenes de la conquista en el Siglo XVI para luego irrumpir intempestivamente en el Siglo XVIII, superlativizando la connotada figura de Doña Juana Rangel de Cuéllar, dejando así un amplio vació cognoscitivo, como si nada hubiera existido hasta la aparición de la póstumamente ennoblecida matrona.

Ha de afirmarse entonces, que es hora de contar a las generaciones actuales y venideras, una historia más certera del amplio pasado de estos valles. De un lado, debe reconocerse el papel que jugó este territorio como asentamiento de estancieros, ganaderos agricultores y vecinos de la ciudad de Pamplona y la villa de San Cristóbal, quienes establecieron importantes empresas productivas, con tierras otorgadas como merced desde 1559. En 1590, los valles de Cúcuta y el Táchira producían caña, mieles y azúcar, exportables a Ocaña y Cartagena. El ganado bovino, ovino, mular y caballar se criaba en las grandes estancias de los “llanos de Cúcuta” y se encaminaba por cientos hacia los mercados de Santafé y los Reinos del Perú. Su ímpetu empresarial, y aprovechando la estratégica localización del valle de Cúcuta como cruce de caminos reales (entre Mérida, Pamplona y Ocaña), llevó a encomenderos, estancieros y ganaderos a desarrollar grandes unidades agroganaderas, de donde se exportaron grandes cargamentos de cacao y otros géneros, propiciando de paso un crecimiento poblacional sostenido.

Ahora, como primera entidad jurídica y político administrativa de todo el Valle, se reconoce la reducción y poblamiento de las comunidades indígenas encomendadas (Cúcutas, Tamocos, Cumaracos, Abriacas y Casaderos) “pobladas en un pueblo” de doctrina. El pueblo de Cúcuta, de ascendencia chitarera más que motilona, como hasta el presente se ha creído, fue asistido por los doctrineros del convento de San Agustín de la Villa de San Cristóbal, y subsistió como tal hasta bien avanzada la vida republicana.

El pueblo de indios de Cúcuta llevó una vida muy irregular. Los primeros resguardos, asignados en 1602 por Antonio Beltrán de Guevara, no fueron poblados efectivamente y pronto los perdieron. El poblamiento que les ordenó e hizo practicar Don Juan de Villabona de Zubiaurre en 1623 tampoco surtió efecto, de tal manera que sólo hasta el año de 1641 no poseyeron tierras de comunidad en forma estable. En este año, el visitador Don Diego Carrasquilla Maldonado les asignó nuevas tierras y les hizo poblar en plano fijo, en el actual barrio San Luis, donde se institucionalizó definitivamente la doctrina.

Ahora bien, el pueblo de indios de Cúcuta como las demás doctrinas establecidas en el territorio de la Antigua Provincia de Pamplona, no sólo encarnaba una juridicidad y entidad territorial, sino que como conglomerado social representaba y manejaba un espacio muy definido, con personalidad e identidad propia. La base del sustento comunitario lo constituían las tierras de comunidad o “resguardo”, espacio donde se asentaba urbanisticamente la comunidad. A su vez, la doctrina como tal materializaba un tipo de curato muy especial, pues se trataba de la materialización de una alianza también especial entre las autoridades étnicas y el cura doctrinero, en pos de mantener la autonomía y subsistencia de la municipalidad indiana como expresión de la existencia real de la llamada “República de los Indios”. Sin embargo, este espacio poblacional, social y jurisdiccional, apoyado desde la perspectiva religiosa a nivel del curato de doctrina y sus cofradías, permitió el asentamiento y desarrollo poblacional de un campesinado blanco y mestizo alrededor de la comunidad indígena resguardada, campesinos que asistían a los oficios religiosos a la capilla doctrinera en condición de agregados, conservando sí el estatus de “vecino de la ciudad de Pamplona”.

De hecho, el Siglo XVII representa históricamente la ruralización de la ciudades y el inicio y fundamentación de las comunidades campesinas no indígenas. Luego para el Siglo XVIII se ve venir entonces la reivindicación institucional y jurídica de esas nuevas comunidades rurales, para ello aparece el “movimiento de erecciones parroquiales”, como ya lo hemos anotado.

LA ERECCIÓN PARROQUIAL DE SAN JOSEPH DE GUASIMAL

Una reflexión digna para la filosofía de la historia. El crecido vecindario de blancos y mestizos, encabezados por los grandes terratenientes, hacendados, estancieros y ganaderos, requirieron de su propio beneficiado parroquial, fue para mediados del Siglo XVIII, cansados de su estatus de agregados al pueblo de indios, deseaban erigirse como un feligresado independiente y tener su cura propio. Así, en 1633 cristalizaron su proyecto de erección parroquial, que les separaba definitivamente del curato de indios.

Esta figura, la parroquia, como curato secular, y en este caso San Joseph de Guasimal, se constituía como una reivindicación política de los antiguos agregados al pueblo de indios de Cúcuta. Por otro lado, es de advertir que al erigir la parroquia, con los debidos requisitos, se instituye una municipalidad ciertamente diferente en su racionalidad y sentido con respecto al pueblo de Cúcuta; pues se trataba de hacer con la agregación de dicho pueblo un nuevo ente territorial, la feligresía parroquial de San Joseph, misma que definía de hecho una territorialidad y jurisdicción.

Sin embargo, la parroquia no se autodeterminaba, seguía dependiendo de las autoridades del Cabildo de la Ciudad de Pamplona. Sólo hasta 1792 San Joseph de Guasimal tuvo su propio cabildo, al pretender y ostentar el estatus de “villa”, título jurídico que permitía a sus parroquianos instituir sus regimientos y justicias propias, segregándose de la autoridad y jurisdicción politicoadministrativa de Pamplona. Aunque, en todo caso, es este un acto institucional que no se puede reconocer como una fundación. Sólo se podría hablar de villa fundada para el caso de San Cristóbal, fundada por el Capitán Juan de Maldonado en 1561; las villas del Rosario y San Joseph son el producto de actos administrativos que reivindicaban el estatus jurídico de una entidad de menor rango, en este caso de una parroquia que se levaba al estatus de villa.

La parroquia, a la que conceptualmente se le asignaba el verbo erigir para definir su origen, seguía bajo la jurisdicción del cabildo de la ciudad de Pamplona, a lo sumo con un alcalde partidario o pedáneo que aquel le nombraba. De tal suerte que según el origen real de la institucionalización jurídica de esta urbe, Cúcuta ni es ciudad ni fue fundada. La Cúcuta que hoy conocemos y pensamos es una figura y un conjunto de realidades de continua construcción. Como ciudad moderna es más un producto del presente siglo que la institucionalidad primigenia. Es en el Siglo XIX, segunda mitad, cuando los dos tradicionales asentamientos (el pueblo de indios de Cúcuta y San Joseph de Guasimal) se funden en uno sólo con la perspectiva de una urbe moderna en la actual centuria.

cucutanuestra.com

cucutanuestra@gmail.com